Las Navidades como desafío para quien ha sufrido trauma

Desafíos del trauma durante las navidades

Las navidades, ¡ah! esa época del año que muchas esperan con emoción! Pero, para aquellas que han experimentado trauma, esta temporada puede traer consigo una montaña rusa de emociones difíciles. Vamos a adentrarnos en este tema y explorar cómo podemos afrontar estos desafíos juntas.

¿Qué tipos de traumas pueden afectar en las navidades?

Trauma y navidades

Te cuento los distintos tipos de traumas que pueden estar activos en navidad.

Tipos de traumas que pueden afectar en navidad:

  1. Discriminación dentro de la familia:
    • Las personas que se sienten discriminadas dentro de su familia pueden experimentar presiones adicionales y tensiones durante las navidades.
  2. Pérdida de seres queridos:
    • La ausencia de seres queridos puede intensificarse durante las festividades, recordando a las personas su dolorosa ausencia.
  3. Trauma relacionado con la infancia:
    • Aquellos que han experimentado traumas durante la infancia pueden asociar las festividades con recuerdos difíciles.
  4. Violencia familiar:
    • Las situaciones de violencia doméstica pueden generar estrés adicional durante las festividades, enfatizando la unidad familiar.
  5. Problemas de salud mental:
    • Los trastornos de salud mental pueden agravarse durante las festividades debido a la presión emocional.
  6. Dificultades financieras:
    • La presión económica asociada con las festividades puede ser angustiante para aquellos con dificultades financieras.
  7. Divorcio o separación:
    • Personas que han pasado por divorcios pueden sentir el peso emocional de compartir tiempo con exparejas.
  8. Trastornos de la alimentación:
    • Las festividades pueden ser desafiantes para quienes luchan con trastornos de la alimentación.
  9. Trauma relacionado con eventos festivos:
    • Experiencias pasadas de eventos festivos traumáticos pueden generar respuestas de estrés y ansiedad.

¿Cómo afecta la navidad a las personas que han sufrido traumas?

Las navidades, a menudo presentadas como un tiempo de alegría y unión, también pueden ejercer una intensa presión social. Para algunas personas, esto se convierte en un desafío especialmente difícil de sobrellevar.

Vamos a ver cómo esta presión social puede afectar a las personas, destacando situaciones específicas que podrían desencadenar respuestas traumáticas.

  1. Expectativas familiares:
    • La expectativa de una reunión familiar perfecta puede ser abrumadora, generando ansiedades relacionadas con la interacción familiar. ¡Establezcamos límites claros y programemos momentos de descanso para recargar energías!
  2. Soledad y aislamiento:
    • La presión para estar rodeado de seres queridos puede intensificar la sensación de solitud. ¡Busquemos conexiones significativas y participemos en actividades comunitarias para sentirnos conectadas!
  3. Comparaciones sociales:
    • Las comparaciones en redes sociales pueden aumentar la presión social, generando sentimientos de inferioridad. ¡Desconectémonos digitalmente y practiquemos la gratitud diariamente!
  4. Eventos sociales obligatorios:
    • La presión para participar en eventos sociales puede ser angustiante, especialmente para quienes han experimentado traumas en entornos sociales.
  5. Estrés financiero:
    • La presión para comprar regalos costosos puede aumentar el estrés financiero, afectando a aquellos con dificultades económicas.
  6. Expectativas personales:
    • La reflexión sobre el año puede ser desafiante para quienes han experimentado trauma, intensificando la sensación de falta de control.
  7. Recuerdos dolorosos:
    • Las festividades pueden despertar recuerdos dolorosos, dificultando la participación plena en las celebraciones.

La presión social en Navidad puede exacerbar respuestas traumáticas, pero estamos aquí para abordarla con comprensión y empatía.

Estrategias de autocuidado:

¡Vamos a hablar de autocuidado durante la presión social en Navidad! Porque cuidarnos a nosotras mismas es crucial. Aquí hay algunas estrategias para manejar esas respuestas traumáticas.

  1. Expectativas familiares:
    • Establecer límites claros: Comuniquemos nuestros límites a la familia y ajustemos nuestras expectativas. Si no quieres asistir a eventos familiares, está bien. Si necesitas pactar acuerdos para ir, también. Encuentra tu manera.
    • Tiempo para ti: Programemos momentos de descanso durante las reuniones familiares para recargar energías.
  2. Solitud y aislamiento:
    • Conexiones significativas: Busquemos apoyo en amigas cercanos o grupos de apoyo durante las festividades.
    • Voluntariado: Participemos en actividades de voluntariado para sentirnos conectados y contribuir a la comunidad.
  3. Comparaciones sociales:
    • Desconexión digital: Limitar el tiempo en redes sociales y enfocarnos en experiencias reales y significativas.
    • Prácticas de gratitud: Centrémonos en lo que tenemos y en nuestros propios logros, practicando la gratitud diariamente.
  4. Eventos sociales obligatorios:
    • Planificación anticipada: Planifica con anticipación estrategias para manejar el estrés social y permítete retirarte si es necesario.
    • Apoyo cercano: Informa a alguien de confianza sobre tus límites y busca su apoyo durante eventos sociales. Tener un o una aliada siempre te ayudará.
  5. Estrés financiero:
    • Presupuesto realista: Establece un presupuesto realista para regalos y actividades, priorizando el valor sentimental sobre el material.
    • Regalos significativos: Considera opciones creativas y significativas que no impliquen grandes gastos. ¡Apuesta por una navidad decrecentista!
  6. Expectativas personales:
    • Enfoque en el presente: Practica la atención plena para mantenerte en el presente y reducir la ansiedad sobre el futuro.
    • Celebración del progreso: Reconoce y celebra los logros, por pequeños que sean, en lugar de enfocarte en expectativas poco realistas.
  7. Recuerdos dolorosos:
    • Planificación consciente: Elige conscientemente participar en actividades que generen recuerdos positivos y evita situaciones que puedan desencadenar traumas.
    • Terapia de apoyo: Considera la terapia como un recurso para abordar recuerdos dolorosos y desarrollar estrategias de afrontamiento.

Recuerda que el autocuidado es personal, y estas sugerencias pueden adaptarse a tus necesidades individuales. Priorizarte a ti misma durante las festividades es esencial para gestionar la presión social y las respuestas traumáticas.

Si necesitas apoyo, puedes contactar conmigo y reservar tu primera sesión gratuita de valoración con mi equipo.

Sonia Garijo - Cartas espejo

¿Te apetece un punto de encuentro más cercano?

Una vez al mes me asomo a la ventana y te muestro mis procesos más humanos, sensibles y vulnerables.

Abrir chat
¿Quieres ayuda para sostenerte emocionalmente en estas navidades?